El contenido audiovisual enamora, persuade y perdura.