Para hacer crecer una empresa, hay que jugar todo el partido. Cuando uno sale a conquistar clientes, muchas veces el partido se gana en el último segundo.